martes, 28 de agosto de 2007

UMBRAL MORTAL


Recuerdo que durante mucho tiempo fui alérgico a su escritura. Pesaba demasiado en mi ánimo la imagen distante, altanera, egocéntrica. Todo cambió, empero, a partir de la lectura de Mortal y rosa. Me caí del caballo con aparatosidad, deslumbrado por una prosa refulgente, desbordante de imaginación y libertaria, y henchida de lúcido patetismo.

Mi primer error, tan extendido, consistió en confundir obra y persona. También, y no menos asiduo, el de equiparar persona y personaje. Hace tiempo que procuro huir de semejantes dislates. Chaplin, por citar un nombre, creó auténticas obras de arte: perdurables, imperecederas. Que su vida privada fuese al tiempo una colección de desatinos y una persecución constante de adolescentes núbiles carece a la postre de relevancia, salvo acaso para sus familiares, herederos directos e historiadores escrupulosos.

Rara vez estaba de acuerdo con lo sostenido por el Umbral columnista; pero me fascinaban sobremanera sus columnas, lo que no deja de ser llamativo. La clave, claro está, reside en el estilo, en el ritmo subyugante, en el valor de la palabra justa que es, en última instancia, lo que define a los grandes escritores. Cuando coincidía con su criterio, ¡ah!, entonces el placer era completo.
Le echaré de menos, iba a escribir. Pero he caído en la cuenta, gozoso, de que le seguiré leyendo.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

muy buen blog y con un estilo muy personal.
te invito a visitra este blog de argentina..XD

http://el-cinefilo.blogspot.com/

saludos.

Anónimo dijo...

Al margen de la vida y obra de Umbral, no estoy seguro de que sea un error confundir obra y persona. Yo no puedo por ejemplo leer tranquilamente a Céline o a Pound (y de veras que lo siento) de la misma manera que no puedo olvidar las circunstancias de la muerte de Lorca o los padecimientos de Mandelstam. Supongo que debe pasar el tiempo para que los juicios extraliterarios desaparezcan.

Gracias y enhorabuena por el estupendo blog.

Inma la Dulce dijo...

Umbral era un genio, guste más o menos su imagen personal. Escribir columnas como las suyas todos los días no está al alcance de cualquiera, la mayoría eran auténticas joyas.
Hay quienes piensan que la mejor literatura en castellano se hace hoy en la prensa. Umbral era una muestra de ello.
Felicidades por el blog, cada día me gusta más. Y no soy la única.