miércoles, 4 de julio de 2012

POR QUÉ COPPOLA NO DEBIÓ FILMAR "EL PADRINO III"


Me han preguntado muchas veces por mi animosidad respecto a la tercera entrega de la saga que consagró a Coppola. Intentaré resumir las razones, por más que no sean precisamente pocas (y sin dejar de reconocer al film algunos méritos aislados, como no podría ser de otro modo siendo su autor quien es):
  • El Padrino II cierra con broche de oro la historia de los Corleone. No hay nada sustancial que añadir tras ese plano final, con Michael sabedor de su conversión en ángel exterminador (a la sazón, incluso de su propio hermano). El círculo abierto en el título precedente se cierra ahí de manera admirable, paradigmática. La muerte de la hija de Michael en El Padrino III no añade nada a su drama personal, que ya era completo (o debía serlo), salvo una reiteración innecesaria que deja ver la trastienda, el propósito mercantil que anima la cinta; no se olvide que era una de las secuelas más ambicionadas por la industria -si no la que más- habida cuenta del descomunal éxito comercial y crítico alcanzado con antelación (contra todo pronóstico, por cierto).
  • La contención, que era un rasgo determinante, esa suavidad en las formas que encubre una violencia latente e inmisericorde, da paso aquí a un estilo desaforado, excesivo, como el de la patética y a todas luces desmedida secuencia final.
  • La trama del Vaticano lleva la saga a otros parámetros; se desliza un tufillo pretencioso y grandilocuente que choca de plano con el tono "doméstico", costumbrista, que era uno de los alicientes más señalados.
  • Una de las bazas más rotundas de las dos entregas precedentes la encarnaba la soberbia partitura de Nino Rota (completada con la aportación de Carmine, el progenitor del propio Coppola). Sin embargo, en El Padrino III incurre en algo muy cercano al sacrilegio: se sirve sin empacho del intermezzo de Caballería Rusticana (que preside los minutos finales), pieza de incuestionable belleza que no obstante Scorsese había entronizado ya en el imaginario cinéfilo convirtiéndola en el eje de la banda sonora de su obra maestra Toro salvaje, y desde entonces inseparable con toda justicia de la efigie de Robert De Niro danzando sobre un ring de boxeo. Algo así como utilizar a estas alturas en un contexto "serio" (y no con fines paródicos, como se ha hecho en alguna ocasión) el Así hablaba Zaratustra de Richard Strauss, que Kubrick convirtió en una de las señas de identidad de 2001.
  • En El Padrino III no está Robert Duvall.
  • El corte de pelo de Al Pacino. Un intento por "modernizar" al personaje que se antoja un tanto burdo.
  • La interpretación de Al Pacino (histriónica y afectada, rayana en la sobreactuación, y en las antípodas de la tensión velada pero letal de antaño).
En suma, para mí El Padrino es un díptico y no una trilogía. El trío de obras maestras de su autor se completa con Apocalypse Now. Sin desdeñar, claro está, la enjundia de títulos tan notables como La conversaciónLa ley de la calle (Rumble Fish) o Cotton Club.


20 comentarios:

Fernando R. Genovés dijo...

Estoy de acuerdo en lo básico: para mí, "El Padrino" tiene dos partes, no tres. Yo, sin embargo, salvo más cosas de la película que tú. La película, es buena; en algunos momentos, muy buena. A mi parecer, el principal defecto de la cinta está en el casting: Sophia Coppola y Alan García, sencillamente, "matan" el film. Y, claro, falta Duvall.

Salucines

JAVIER ORTEGA dijo...

Bueno, Fernando, me alegra coincidir contigo en lo esencial. Respecto a esos buenos momentos, tampoco diferimos tanto, ya digo al principio de la entrada que tiene aciertos innegables: al fin y a la postre no deja de ser una película de Coppola, con lo que eso supone. Y sí, creo que el casting no es precisamente lo mejor. Recuerdo que cuando la vi en la época de su estreno, esperaba tan poco de Sofía (su elección se juzgaba ya de antemano un capricho de su progenitor) que me pareció simplemente discreta. Lo de Andy García lo interpreto como un indicio más del propósito puramente comercial que alentó esta secuela: era uno de los actores de moda del momento, un valor seguro de cara a la taquilla. Pero estoy contigo, no resiste la comparación con el elenco formidable de las dos pelis anteriores.
Un gran abrazo.

Sonny C. dijo...

Para mí el Padrino I y II son dos partes de una misma. La "otra" es un tostón que se remata con la sobreactuación final de Pacino que roza el ridículo.

Básicamente estoy de acuerdo con sus reflexiones aunque mi opinión es un poquito radical.

Un saludo

muiñovello dijo...

Curios, porque non llegué a darle forma en su moemnto, pero rondaba la mosca... Pero leida la opinión (incluída entrada anterior) sobre que "sobra" la tercera parte creo coincidir casi al 100%. Especialmente por lo que tendría de fundamental el cierre con el asesinato cainesco.

Creo que la III es más operística, europea...diría que viscontiniana...lo que, en buena lógica, la hace tener momentos memorables. Y pensándolo bien al Andy no lo veo tan visconti, hasta quedaría mejor un Burt Lancaster "sin tener claro el papel"...

Sergio - Graffiti profesional dijo...

Totalmente de acuerdo!!
Soy de los pocos que consiguió esperar la tentación de ver ninguna película hasta terminarme el libro.

Cuando vi la primera me pareció increible, aunque tras leerme esa obra maestra, me supo a poco (a pesar de considerarlo una de mis películas favoritas).

Cuando ya vi la segunda parte "chapó!" Encantado de la vida.

Y cuando me puse a ver la tercera, no me lo podía ir creyendo... vamos, que a día de hoy aún ni la he terminado de ver, ni lo haré. No fui capaz. No sé si a alguien más le habrá pasado, pero yo no fui capaz.

Saludos!!

vuz dijo...

Te sigo y me encanta tu blog. Pasate por el mio si puedes:http://eldiariodeuncinefilo.blogspot.com.es/

Tonysoulman dijo...

Excelente blog. Me sumo a partir de ahora. Te pregunto... viste "Enemy of the State" (Tony Scott, 1998)? Para mi es la segunda parte de La Convesación de Coppola, tenes a Gene Hackman haciendo el mismo papel, casi en la misma locación, con el mismo piloto. Un hallazgo de Scott. Te invito a mi blog cuando quieras. Abrazo
http://todavianolaviste.blogspot.com.ar/

JAVIER ORTEGA dijo...

Gracias por los elogios. Pues sí, está bien vista esa continuidad solapada entre uno y otro Hackman. Quizá sea lo mejor del malogrado Tony Scott, junto con la tarantiniana "True Romance" ("Amor a quemarropa", se llamó por estos pagos).
Nos leemos, un abrazote.

Anónimo dijo...

Acabo de descubrir tu blog y me gusta. pasate por el blog LoqueCoppolaquiera.
A mí el padrino 3 me gusta, tiene muy buenos momentos, uno de ellos es cuando Pacino y Keaton retoman lo pasado y parece que quedarán a bien, y resulta que no, que Pacino no cambiará sus relaciones para con la "mafia",jej.
Miguel, salu2.

JAVIER ORTEGA dijo...

Es cierto que tiene sus momentos. Estamos hablando de Coppola, uno de los grandes. Pero junto a ellos hay otros en que la película, a mi juicio, hace aguas. Y teniendo tan honrosos precedentes creo que se la podría haber ahorrado. Pero va en gustos, claro.
Acabo de ver ese blog. ¡Excelente! Un saludo cordial.

La Butaca En Casa dijo...

Y de ahí a que yo pase completamente de añadir "El Padrino III" a mi colección de cine, para evadirme de que ocurrió una cinta más, que, para mi gusto, más que innecesaría...

La Butaca En Casa dijo...

Y de ahí a que yo pase completamente de añadir "El Padrino III" a mi colección de cine, para evadirme de que ocurrió una cinta más, que, para mi gusto, más que innecesaría...

krizthiano dijo...

Mas que innecesaria lo que me parecio fue inconclusa, me parece que debio explicar que paso con vincenzo corleone despues que matan a mary, ya que luego de esto solo se ve el lamento de michael y despues aparece viejo en sicilia recordando a su hija, aja muy bien pero, que paso con el negocio de la familia como le fue a vinnie como don de la mafia ya que liquido a todos los enemigos grandes que molestaban la obra de michael... a mi lo que me parece es inconclusa insisto, pero es mi humilde opinion....

paginas web cali dijo...

Realmente no me gustó nada la tercer parte, la veo innecesaria.

FRANKIE GARCES dijo...

Yo pienso que la primera y la segunda se explican. La tercera si fué importante, en especial cuando se tocan los temas de gobiernos e iglesias. Además no creo que Al Pacino haya sobreactuado, en especial su última aparición. Solo se vuelve loco al ver que ya cuando se retira, lo persigue la tragedia con el asesinato de su hija. Pienso que tiene mucho sentido e impacta esa actuación del maestro Al Pacino.

CARPA XALLITIC dijo...

La tercera parte se me hizo muy buena, hay muchas cosas que coincido, estoy de acuerdo con el casting, aunque me quedo con la 1. El final de la 3 me agrada pero me enoja mucho porque te deja las mil dudas del mundo, era necesaria una cuarta, ya en Los Soprano nos quisieron aclarar algunas cosas cabe destacar.

CARPA XALLITIC dijo...

Coincico con muchos comentarios, aunque no quitaría la 3. Lo único es que el final me deja con mil dudas, es necesaria una cuarta.

Jorge Eduardo Soper dijo...

No estoy de acuerdo con su crìtica, pero debo admitir que no soy objetivo ya que soy admirador de Al pacino y toda su Obra.Si estoy de acuerdo en que faltò Duvall y no me gusta Garcia, si me gusto la escena de la muerte de la hija. Un fuerte abrazo desde Argentina.

Andrea Pérez Ulloa dijo...

Soy admiradora de Al Pacino y todo lo que él ha hecho, creo que todas las películas son esenciales y a mi parecer él es el mejor para llevarlas a cabo. Coincido también en que Robert Duvall faltó ya que él conforma parte del legado de El Padrino hoy en día.

STELLA MARIS dijo...

Me intriga saber por qué no estuvo Duval?