jueves, 15 de marzo de 2007

PETER VIERTEL: EL GENIO AGAZAPADO


No hace mucho, por mor de mis cuitas editoriales, tuve la oportunidad de compartir mesa y mantel con alguien a quien admiro como a pocos y desde antiguo. Hablo de Peter Viertel, escritor insigne y guionista de títulos célebres como La Reina de África o El viejo y el mar, por no hablar de la más reciente Cazador blanco, corazón negro, filmada por Clint Eastwood. Berenice, la editorial cordobesa que con tan buen tino y olfato dirige mi querido Javier Fernández, publicará en breve Una bicicleta en la playa, novela de Viertel que, por motivos que se me escapan, permanecía inédita en nuestro idioma. La feliz ocasión deparó una velada memorable.

La novela, digámoslo ya, es una completa delicia y una muestra flagrante, ostensible, del talento narrativo de Viertel; pero, Dios mediante, hablaremos de ella en este mismo lugar dentro de algunos días. Lo que ahora me interesa es trasladar al asiduo a este blog el carisma desbordante de quien es, para quienes saben de estas lides, una de las mayores leyendas vivas del Hollywood clásico.

Viertel es, a sus ochenta y siete años bien llevados, testigo de excepción de la era dorada de Hollywood, la del apogeo de los grandes estudios y el ascenso a los cielos de toda una constelación de estrellas; y asistió también al episodio infamante de la caza de brujas alentada por McCarthy, y a la desaparición, lenta pero inexorable, de un complejo entramado que había alumbrado tantas y tantas obras imperecederas. Amigo de Chaplin (un soberbio jugador de tenis, me dijo, aunque con mal perder), compinche de correrías varias de John Huston y Ernest Hemingway, entre otros nombres de postín, Viertel se asentó mediada la década de los sesenta en nuestra Costa del Sol, en compañía de su señora esposa: otro mito, por nombre artístico Deborah Kerr.

Varias cosas me quedaron claras tras esa comida de imborrable recuerdo para quien suscribe: en primer término, la capacidad de Viertel para referir sin desmayo y con gracejo no exento de mordacidad las anécdotas más jugosas y dispares. El término anglosajón storyteller debió gestarse para alguien como él. De otro lado me abrumó la lucidez mental, y la apabullante superioridad de ésta sobre los (inevitables) achaques físicos impuestos por la edad.

Y por último, pero no menos importante, la exquisita humildad de quien ha visto y vivido tanto... y tan grande... y tan bueno. Tuve la sensación, en fin, de encontrarme ante un genio humilde, discreto, agazapado tras sus movimientos y andares torpes, a la vez que dueño de un ingenio tan desbordante como letal.

Volveremos sobre Viertel. La ocasión bien lo merece.

7 comentarios:

JAVIER MONTOYA dijo...

Pienso que tiene que ser una experiencia inolvidable y auténtica, poder compartir una charla distendida, en tu propio ambiente, en tu ciudad, con alguien tan directamente involucrado en aquellos años intensos y prolíficos del Hollywood Dorado. Me alegro por tí, y espero conocer más detalles de este encuentro.

Óscar Córdoba dijo...

Qué maravilla poder disfrutar de uno de los "creadores de historias" de la época dorada del cine americano (y del cine en general, me atrevería a decir), y que una editorial cordobesa tenga el lujo de trabajar con autores de esta talla.

Anónimo dijo...

Y además fué un gran surfero, que junto a los hermanos Gulley, introdujo el surf en España. Y lo dejó hace SOLO UNOS AÑOS.

Anónimo dijo...

La inolvidable "Reina de Áfica",¡que peliculón! y mira que a mi esas de "hablar" no me suelen gustar.

Y que decir de su esposa, Deborah Kerr, una actriz como un templo una actriz olvidada.

Anónimo dijo...

Encima pelota...¿es incongruencia o casualidad?

Roberto Sagaz dijo...

Ya he comprado el libro en El Corte Inglés. Sólo llevo un par de capítulos pero la verdad tiene buena pinta

Libertariano dijo...

Me lo apunto para la mochila.

Gracias por la nota Javier