lunes, 4 de enero de 2010

AVATAR

Me congratulo de que Avatar arrastre masas de espectadores a las salas. Lo contrario, siendo un cinéfilo incurable, sería un dislate. Pero personalmente no encuentro en el nuevo hit de Cameron demasiados motivos de disfrute. Aprecio el arranque, los primeros cuarenta o cuarenta y cinco minutos, pletóricos de tensión y de algo de lo que carece el resto de la cinta: concisión, claridad expositiva. La presentación de ese ex marine confinado a una silla de ruedas y a quien proponen una misión un tanto peculiar me atrapa en la butaca; hay un instante espléndido cuando el avatar recién nacido se escabulle aparatosamente de la vigilancia de los científicos para explorar las inauditas posibilidades de su flamante condición física, ya libre de las limitaciones del ser primigenio.

De igual modo, la llegada a Pandora concita el magnetismo necesario, y la primera noche del intruso en una jungla opaca y hostil mantiene el nivel; pero a partir de ahí la trama del film se diluye en una torpe mezcolanza de -ya se ha dicho- Bailando con lobos y Pocahontas, con insertos de un ecologismo primario y un tanto pueril. El villano es tan tópico como maniqueo (lo que ya ocurría en Titanic, con un infumable Billy Zane corriendo como un poseso tras la Winslet en pleno naufragio), y la parafernalia bélica del desenlace se dilata hasta la saturación y el hartazgo.

Con Avatar se confirma cuanto pensábamos de James Cameron. Se trata de un buen, incluso notable director, y un mediocre guionista. Creo que yerran -y mucho- quienes le comparan con gigantes como Kubrick o Spielberg. Parece que eso de alejarse del mundanal ruido durante una década es sinónimo para algunos de ser un genio, o algo parecido. En la obra de Cameron la técnica -o para ser más precisos, la tecnología- cobra tal grado de protagonismo que la historia, los personajes, pasan a un segundo plano y se ven anegados por una mole informe de efectos especiales. La fascinación que desprenden las imágenes, elaboradas hasta el extremo, equivale a un castillo de fuegos artificiales detrás del cual sólo queda el olor a pólvora quemada. Y más bien poco cine.

9 comentarios:

Clarice Baricco dijo...

A mi si me gustó.

Un beso.

ANRO dijo...

La mayoría de los amigos blogueros han desaconsejado y criticado ( en ocasiones ferozmente) este título de Cameron.
Yo no la he visto aún, pero tu crítica más mesurada y equilibrada me animan a ver "Avatar".

Cameron, es un buen director de películas de acción, pero de acuerdo contigo en que no es en absoluto un genio y menos comparable a Spielberg o a Kubrick.

Un abrazote.

Alberto Díaz-Villaseñor dijo...

Yo, en cuanto salen e cualquier película sabandijas como esas hechas por ordenador, ya es que como que me predisponen en contra -vaya la cosa de lo que vaya-, debo tener algún gen gitano (por la prevención a todo tipo de sabandijas, digo). Aunque se trata de El Señor de los Anillos.

Alejandreta dijo...

Yo pensaba q era peor y al final me gustó.

Cameron en su línea, es muy bueno en pelis de acción q es lo q le gusta y se le da bien. No veo pq hay q ir comparandolo con otros directores.

La historia ppal está bien y puede recordar a Bailando con Lobos, pero eso es como comparar esta misma película con El ultimo samurai, comparar por comparar pues se parecen pero no tanto.

JAVIER ORTEGA dijo...

Mi querida Clarice, como siempre concisa. "A mí sí me gustó". No cabe crítica más certera que la tuya. Se trata de que las películas, los libros, los lienzos, nos gusten o no. Debería reducirse a eso, o al menos ser lo primordial. Pero con frecuencia tendemos a desbarrar en exceso. Me alegro de que te gustara. A mí sólo a ratos, con las reservas que expuse.
Por lo mismo me alegro de que te haya gustado también a ti, Alejandreta. Las comparaciones son odiosas, como dice el dicho. Aunque en este caso han sido alentadas por el propio Cameron, que para nada se considera un mero director "de pelis de acción". Has puesto el dedo en la llaga (como Anro). Eso lo hace bien; lo de construir guiones complejos ya le viene más largo. En mi humilde opinión, por descontado.
Abrazos y que no decaiga, amigos.
J.

Flavio dijo...

Es una película que hay que ver. Me recordó las invasiones forzadas de Afganistán e Irak, la prepotencia americana apoderándose de fuentes económicas. Es una cinta flácida en cuanto a argumentos... una gringada con mucha tecnología

úrsula dijo...

tremenda decepción la de los oscar, pensaba que se llevaría el de mejor director pero se ve que puede más el hecho de q nunca se lo dieran a una mujer que otra cosa

lizette dijo...

Hola!
Estuve visitando tu blog y está excelente, permíteme felicitarte.
Sería un gusto poner un link de tu blog en mi directorio y estoy segura que para mis visitas será de mucho interés.
Si deseas no dudes en escribirme. Mi correo es lizette.quinones@hotmail.com
Exitos con tu blog.
Un beso
Lizette Quiñones

Ariadna dijo...

hola que tal! permítame felicitarlo por su excelente blog, me encantaría tenerlo en mis blogs de entretenimiento (animes,peliculas,etc ).Estoy seguro que su blog sería de mucho interés para mis visitantes !.Si puede sírvase a contactarme ariadna143@gmail.com

saludos