lunes, 2 de junio de 2008

INDIANA JONES Y EL REINO DE LA CALAVERA DE CRISTAL

Cine como el de antes. En contra de algunas opiniones que sostienen que este Indiana no difiere de cualquier cinta reciente de acción, a mí me retorna a un tiempo pasado, bastante más gozoso.

Este Harrison Ford maduro, hasta avejentado, me resulta entrañable. Su flamante cachorro se mofa de él en no pocas ocasiones (hasta le llama "abuelo"). Estas licencias no las admiten otras estrellas de Hollywood. ¡Bien por Mr. Ford! Me parece todo un acierto, como intuía en mi anterior entrada. La química con una Karen Allen también talludita, lejos de una belleza estereotipada, brota de nuevo y se agradece. Por lo demás, el ritmo es impecable, Cate Blanchett es una robaplanos de categoría, y John Hurt mejora cada pelicula en la que aparece. Las dos horas largas se pasan en un suspiro y uno se queda con ganas de más, y desearía que la cosa se prolongase un buen rato.

Junto a todo esto, que la trama pergeñada por David Koepp resulte un tanto atropellada y artificiosa, francamente, es lo de menos. Koepp no es desde luego uno de los colaboradores más brillantes con que cuenta Spielberg, rodeado desde siempre de talentos como su inseparable John Williams, el montador Michael Kahn o el excelso director de fotografía que es Janusz Kaminski (quien por cierto se adapta aquí como un camaleón al estilo implantado en los anteriores títulos de la saga por el malogrado Douglas Slocombe). Ya digo, no es un guión memorable. Pero Spielberg y su troupe remontan con creces ese escollo y proporcionan diversión a la antigua usanza, con un sabor añejo que uno no puede por menos que paladear como un vino viejo, de una cosecha que -lamentablemente- tiende a desaparecer.

8 comentarios:

Macarena dijo...

a mí también me gustó, aunque me tocara delante un cabezón de aupa y un par de niñatos (perdón, pero es verdad)de los que te quitan las ganas de ir al cine. Lo que más la banda sonora, con esos retoques a una melodía tan conocida pero con arreglos nuevos.

Óscar Córdoba dijo...

Mi resumen de su visionado: una delicia de principio a fin.

Escenas de acción (la base de esta serie) con persecuciones y peleas, la intriga por ver como evoluciona la historia y por imaginar cómo podrá escapar Indy, una vez más, de situaciones que parecen insalvables, el ritmo que Spielberg domina como nadie, la música... la música es casi un capítulo aparte.

Que gustazo cuando, al entrar en cierto lugar (no quiero desvelar detalles) escuchas una variación del tema del Arca de la Alianza.

Y si a todo eso unes el hecho de poder volver a sentirte como un chiquillo por unas horas, tienes una película como pocas hoy en día.

Tan solo un último dato: la sala acabo con un sonoro aplauso mientras corrían los créditos en la pantalla.

Clarice Baricco dijo...

Me volvì a divertir. Y de acuerdo con lo que mencionas sobre Karen Allen. ¿Serà que tengan pensado que el hijo sea el nuevo Indiana? como que lo dejan sutilmente en ese querer tocar el sombrero.

Y dime, còmo le haces para tolerar el doblaje en las pelìculas?

PD1.- Cuando lleguen tus libros a Mèxico avisame porfavor, ando preguntando.
PD2.- Estoy disfrutando el libro de Viertel. (Sobre todo por mi ignorancia ante èl). El otro de Millàs ya lo leì y me gustò.
PD3.- El año pasado conocì, escuchè y hablè con Caetano V. y casi me muero..uff.

Un gusto estar en tu casa.

Te abrazo Javier.

Graciela.

Pablo dijo...

La carga sentimental de esta saga y de esta entrega en particular no nos dotan de objetividad.
Así que solo diré que ha sido una maravilla, formidable.

Lástima que no me tocara un público tan gentil como el de Óscar...

Saludos!

anro dijo...

Bueno, tanto comentario campanudo me corta un pelín así que voy a ir por partes.
Tengo que confesarme fan absoluto de la saga Indiana. Le he perdonado a Spielberg algunos fallos de su segunda entrega y le he aplaudido sus incontables aciertos.
Prometí ver el último acontecimiento Indy, en la calle 42 de NY, ya que en esa fecha me encontraba en la ciudad de W.A. Encontré entradas, no sin trabajo, y me dispuse a gozar en su elemento de mi héroe temporano (Indy tiene la misma edad que yo)
Al margen de que me gustara o no, tengo que apuntar que la Blanchet no me pareció la rusa soviética que pretende ser. Su interpretación es muy artificiosa. El tipo joven, en su aparición tipo Marlon Brando en "Salvaje" es un guiño demasiado obvio. La trama se desmenuza en un final un poco decepcionante.....Conclusión, una pelicula de aventuras honesta, mejor que la mayoría de las que hoy se proyectan , pero a la que se le ve el plumero comercial. ¡Lástima!
Aparte de la monumental cara de Harrison Ford en plena calle 42, los periódicos americanos le dedicaron elogios. Ahí va alguno: "This is The "Indiana Jones" film people have been waiting for" (Los Angeles Time), "Indy's back! The movie celebrates the man, his whip and the popcorn" (The Washington Post) y el más breve y contundente "WOW" (Time)
Un abrazote

Alberto dijo...

Javier, te sigo desde hace algún tiempo y suelo coincidir con tus opiniones. Por eso te hice caso y compré El círculo del lobo, y me alegro porque es de lo mejorcito que he leído en mucho tiempo. Gracias por la recomendación.
No he visto todavía la nueva de Indiana Jones, pero si es la mitad de buena que las anteriores me conformo.
Un saludo para ti y para los lectores del blog.

Dr Jones dijo...

Soy un admirador que idolatro a Steven Spielberg y he discutado en múltiples ocasiones sobre su maestría ante la ceguera de muchos. Un buen día me regalaron tu libro "Spielberg, el hacedor de sueños", sabedores los que lo hicieron de que soy gran fan de este señor. Quiero darte mi felicitación por escribir este maravilloso libro que ya forma parte de mi universo personal. Me llena de satisfación encontar a alguien que piensa como yo (se que habrá muchos más pero no escriben libros que defiendan al barbas de esa manera) y que escribe tan bien.
No se si respondes pero por lo menos he encontrado un lugar donde expresar mi enhorabuena.
Sobre la película decir que me decepcionó por el exceso de autoparodia y alguna escena chirriante como la final. Eso no quiere decir que no la disfrutara y sea preferible a la mayoria de películas de aventuras y acción que se hacen. Pero el nivel de exigencia era tan alto...
Espero con impaciencia el dia que salga a la venta en dvd para tener en mi posesión la cuarta entrega de la aventurero más grande que ha dado la historia del cine.
Hasta otra, Javier.

JAVIER ORTEGA dijo...

Este blog, perdonen la inmodestia, es un lujo poco frecuente. Pero no por quien firma las entradas, sino por la categoría de sus visitantes, que demuestran ser gente con criterio, además de muy buena gente.
Es el caso de Anro, fiel desde los inicios, o de Inma la Dulce; el más reciente de Clarice (o Graciela, qué hermoso nombre); y, desde luego, del Dr. Jones, con quien comparto rendida admiración por, como tú dices, "el barbas".
Sólo puedo daros las gracias por vuestros comentarios, tan generosos como atinados. Cada día somos más y, sobre todo, mejores. Merece la pena leer vuestras opiniones y aprender un poco (o un mucho) de cada uno de vosotros.
Lo dicho: gracias. Como en aquel título de Billy Wilder, "aquí un amigo".